Bienvenido a nuestro nuevo sitio de Musicoterapia!

Noticia Ampliada

ASOCIACIÓN MUSICOTERAPEUTAS ARGENTINOS (AMdAr) – Declaración

A las Organizaciones del Campo dela Salud, Autoridades y Profesionales de los Equipos de Atención.

A las Instituciones representativas y Organismos Oficiales que reglamentan el Ejercicio Profesional.

A las Universidades, Facultades, Carreras, Autoridades y Docentes de cada una de ellas.

A la Comunidad en general.

 La AsociaciónMusicoterapeutasde Argentina se complace en invitarlos a la inauguración de su Sede Central y al inicio de sus actividades como representantes de los Licenciados en Musicoterapia de nuestro país.

Asimismo queremos expresar, a través de esta Declaración, una posición crítica acerca de nuestra Disciplina y de las Funciones que deben desempeñar los Musicoterapeutas.

Somos conscientes que, a lo largo de nuestra historia de más de medio siglo,la Musicoterapiano logró, hasta la actualidad, establecer una clara identidad en el desarrollo de su práctica clínica, y que esto se debíó a la confluencia tanto de factores hegemónicos de poder como de intereses personales que no permitieron que  alcanzara la jerarquización y la autonomía necesarias.

Los Musicoterapeutas sabemos que:

  • Las consecuencias de esta falta de identidad tiene relación directa con la falta de fundamentos conceptuales claros y que esta situación nos coloca en desventaja frente ala ComunidadCientífica.
  • La mayoría de los nuestros colegas no conoce lo que es abrir o cerrar una historia clínica, realizar un diagnóstico y un examen clínico, recibir una consulta espontánea o establecer una dirección y conducción del tratamiento de un paciente a su cargo.
  • Muchos profesionales de la salud nos ubican y consideran como sus “colaboradores” o “auxiliares” o, simplemente, como un “complemento” alternativo.
  • Muchos de estos profesionales “ejercen” nuestra disciplina y se apropian de ella sin escrúpulos y abusando de una supuesta “habilitación” que les da su título de base.
  • La mayoría de los equipos mal denominados “interdisciplinarios”, en donde se promueve que los musicoterapeutas se inserten laboralmente, solo responden a la hegemonía de otros profesionales que capturan sus cargos de conducción.
  • Esta dependencia es “aprovechada” por muchos “colegas” musicoterapeutas para no tener que asumir la responsabilidad de conducir un tratamiento.
  • Muchos de nuestros egresados terminan “trabajando” como “profesores de música especiales” sosteniendo, con la complicidad de las instituciones que los albergan, que hacen musicoterapia.
  • Muchas instituciones contratan estudiantes (ejercicio ilegal) y musicoterapeutas recién recibidos, para hacerlos trabajar como “talleristas” con grupos de pacientes con patologías graves.
  • La gran mayoría de las carreras de musicoterapia dependen de facultades de medicina , psicología o, incluso, de “conservatorios de música”.
  • La gran mayoría de los “planes de estudio” de esas carreras no son más que un “collage” de música, medicina, psicología y materias inespecíficas ubicadas para justificar carga horaria.
  • A los estudiantes de musicoterapia se los expone, junto con los pacientes, en sus pasantías a “situaciones” experimentales que no tienen ningún grado de contención.
  • Numerosas instituciones y organizaciones mundiales, continentales y nacionales, que no representan más que a los intereses personales económicos, de poder o de prestigio de quienes las integran. no solo no denuncian estas situaciones sino que las promueven en sus “bolsas de trabajo”, cursos y eventos.
  • Gran parte de la ignorancia y confusión que poseen los profesionales y la comunidad acerca dela Musicoterapiaha sido y es el producto de una manipulación sistemática de los medios, a través de los cuales se estimula siempre a mostrarla como “novedosa”, sorprendente” o “mágica” en sus resultados y a pensar en los “efectos benéficos” de la aplicación de la música o en las maniobras llevadas a cabo por acciones experimentales invasivas vacías de reflexión, entendimiento y consideración hacia el otro como sujeto.

Frente a esta realidad, quienes integramos AMdAr proponemos:

  • La construcción de una Historia diferente en la que el Musicoterapeuta deje de estar formado para centrarse en la observación y la utilización compulsiva de sus propias herramientas, o para observar al paciente como un “objeto de estudio” y clasificarlo y someterlo a las “aplicaciones ” de métodos que niegan su presencia como Sujeto.
  • Un posicionamiento Profesional en donde sea el paciente el principal protagonista que configura el escenario de su proceso terapéutico, modelado a partir de su propia problemática y no como consecuencia de una serie interminable de “inducciones” (más o menos disimuladas y presentadas como “metodologías”) originadas frecuentemente en los fantasmas del propio Musicoterapeuta o de la institución que promueve dichas prácticas.
  • Un posicionamiento Ético donde se prioriza la singularidad del sujeto como protagonista principal del proceso terapéutico y una Formación Personal y Profesional del Musicoterapeuta que le permita mantener fuera de la sesión su fantasmática relacional y tomar posición a favor del Paciente frente a la exigencia de los atravesamientos institucionales ubicando ala Musicoterapiacomo una Disciplina Autónoma, Responsable y Científica.
  • Una disciplina Musicoterapéutica alineada con la Salud, lejos de la sobrevaloración de las herramientas y de los efectos que se les atribuye, cuyo quehacer profesional denomine Tratamientos a los procesos Musicoterapéuticos y oriente sus objetivos a lograr la Curación del Paciente.

Por todo ello los Musicoterapeutas de AMdAr sabemos, sostenemos y difundimos que:

 La Musicoterapia es una Disciplina del Campo de las Ciencias de la Salud  No es arte, ni es pedagogía, ni es expresión corporal, ni es recreación.
 El Musicoterapeuta es un Profesional Autónomo  No depende ni del médico, ni del psicólogo
 Su principal objetivo y función es curar a los Pacientes  Sus herramientas no producen en sí mismas ningún “efecto terapéutico”
 Su formación universitaria, como Licenciado en Musicoterapia, está orientada a incorporar los contenidos específicos de su Disciplina  No depende ni de la carrera de medicina, ni de la carrera de psicología, ni de la carrera de ninguna otra profesión.